La Hispanidad sigue viva. Menos en España.

octubre 13, 2008

   Sábado por la noche. Miro en el calendario que cuelga de mi pared antes de irme a dormir. La próxima fecha aparece en rojo. Es 12 de Octubre, día de la Hispanidad. Una sensación de orgullo patrio recorre todo mi cuerpo, desde los pies hasta la cabeza, pasando por el corazón. Me tumbo en la cama y cierro los ojos. Durante un tiempo que no sé cuanto se prolongó comienzo a pensar en las hazañas gloriosas realizadas por uno de los países más antiguos del mundo. La Reconquista, los Reyes Católicos, el descubrimiento de América, el Imperio español, Lepanto, Trafalgar, La guerra de la Independencia… Asi hasta llegar a un sin fín de heroicos actos que solo una nación de más de quinientos años de unidad puede escribir en sus libros con letras de oro. Todos ellos se van sucediendo en mi imaginación, uno tras otro. Poco a poco, acudo fiel a mi cita con el mayor de los enemigos, el sueño. Trato de resistirme como los españoles hicieran en Trafalgar, pero acabo corriendo su mismo destino.

   Despierto horas después. Son las nueve y el sol penetra ligeramente por mi ventana. Es 12 de Octubre, la Fiesta Nacional. Inmediatamente, salto como un rayo de la cama cual si el espíritu del mismísimo Don Pelayo se hubiera apoderado de mi alma. Poso los pies sobre el suelo y me dirijo a besar la bandera rojigualda que reposa en silencio durante todo el año en mi habitación. La sujeto suavemente con mi mano derecha, la alzo hasta la altura de mi boca y la beso. La escasa luz del lugar ilumina la bandera en el silencio de la mañana que comienza. Es un momento poético, místico, religioso incluso. Seguidamente, descuelgo la enseña de su lugar habitual para ponerla en el lugar que le corresponde en un su día grande. Salgo a la terraza y casi cegado por el sol coloco el estandarte en la barandilla, gesto que seguro que Colón y sus compañeros realizaron al pisar por vez primera sobre suelo americano. Pero algo comienza a ir mal. Mi bandera es la única que se puede ver, ninguna más. La indignación comienza a hacerse un hueco en mi rosario de sentimientos. No pasa nada, pronto desaparece, haya cada cual con lo que le dicte su conciencia.

   El día sigue avanzando, y una cita no menos indispensable que la de cada noche con el sueño se acerca. La ofrenda a la Vírgen del Pilar, patrona de la Hispanidad y de la Guardia Civil. Para ello, me visto con el traje típico aragonés, adornada con una medida de la Vírgen con los colores de nuestra bandera y me pongo en marcha. La espera se hizo larga, pero eso era buena señal, pues significaba que al menos la fé en nuestra madre seguía viva. Cientos de miles de hispanos formaban una marea de flores que se dirigía hacia El Pilar. Y digo hispanos, porque no solo había zaragozanos, sino canarios, andaluces, valencianos, madrileños y demás fieles de todos los puntos de la piel de toro y, como no, de Hispanoamérica. El recorrido se va cumplimentando, y para mi satisfacción y alegría, decenas de banderas de España se suceden en las fachadas del centro de la capital aragonesa. Paso a paso, rodeado de cientos de miles de compatriotas y hermanos, el templo aparece ante nuestra vista. Y fuera, en lo alto, la Vírgen ve como su pueblo acude a ella para formar a sus pies un faldón de flores de gigantescas dimensiones. Llega el momento de entregar el ramo comienzo a rezar mis plegarias. Pido por mí, por mi familia, pero ante todo, pido por España, al igual que aquellos heroicos defensores de Zaragoza y de España en general pidieran doscientos años atrás. Veo como las flores son depositadas en el manto y me marcho con la conciencia tranquila. Por decimoséptimo año consecutivo, los mismos que tengo de vida, el día 12 de Octubre he depositado las flores a la madre de la Hispanidad. Me enorgullezco de ello, como zaragozano, como católico y, ante todo, como español.

   Vuelvo a casa, y enciendo el televisor. Ahí está, el desfile de nuestras Fuerzas Armadas, que aunque algún ilustre político lo califique de coñazo, para mí es otra cita de relevancia. Escucho el Himno Nacional en silencio, con la mano en el pecho, me emociono con la ofrenda a los que dieron su vida por España, disfruto con el paso de la legión, con los aplausos a la Guardia Civil, con los abucheos a Zapatero, por qué no decirlo, y sobre todo, por ver el Paseo de la Castellana teñido de rojo y oro, sin complejos, con sentido de nación, como nuestros antepasados al recibir a sus héroes volviendo de una guerra

   Me gustaría seguir contando actos similares a estos, pero como decían en el mítico Un, dos, tres, hasta aquí puedo leer. Por un momento, había olvidado que vivimos en un país diferente, más bien único. El úncio en el que nos avergonzamos de nuestra historia, de nuestra bandera, de nuestra lengua, de nuestra religión y de todo lo que huela a tradición. Por tanto, nuestro día nacional no podía ser menos. Por la tarde, se sucedieron las manifestaciones de independentistas o grupos de extrema izquierda en todas las ciudades. Mientras tanto, nuestra clase política, dormía. Debe ser que el Señor Rajoy estaría cansadito del coñazo del desfile, y ZP, directamente, no estaba, estaba en París. Y ¿qué hacía el pueblo?, lo mismo que sus dirigentes, oír, ver y callar, salvo honrosas excepciones. Estarían ocupados tomando una cervecita por ahí con sus amigos, porque estaremos en crisis, pero las terrazas de los bares siguen estando a reventar. Typical Spanish, que dirían los ingleses.

   En fín, que a lo largo del día, pasé de sentirme como Don Pelayo antes de pelear, a terminar como un preso. Como Cervantes en su prisión de Argel, o incluso, como un exiliado republicano tras la Guerra Civil. Aunque yo, igual que otros muchos, estoy preso en mi propio país. Hablando de Cervantes, sería imperdonable terminar un artículo que se precie sobre el día de la Hispanidad sin hacer una referencia al mayor legado de ésta, el español. En 1492, año de la reconquista de Granada y del descubrimiento de América, Antonio de Nebrija le hizo entrega a la Reina Isabel la Católica de la primera gramática de la lengua española diciendo “Tomad señora, pues la lengua siempre fue compañera del Imperio”. Y efectivametne, el español se llevó a América, y hoy lo hablan más de 400 millones de personas. Obviamente, solo en algunos puntos de España se trata de restringir su uso, ante la pasividad de su dormido y perdido pueblo. Hace pocos días, el Instituto Cervantes hizo público un estudio en el que se decía que hacia 2030 más de 130 millones de estadounidenses, la primera potencia mundial, hablarán español desde la cuna. Español, no castellano como gusta decir por ahí sin fundamento alguno.

   Por último, despedirme diciendo que a pesar de la atonía y pasividad de los españoles ante su día, ayer, 12 de Octubre, el Imperio español, el mayor de todos los tiempos, volvió a renacer por un día. Ayer, 12 de Octubre, el Sol no se puso de nuevo en nuestro país. España está tocada, pero la Hispanidad sigue presente en todo el mundo.

   VIVA ESPAÑA

Volvió el terror.

septiembre 22, 2008

   ETA ha vuelto a hacer lo único que sabe, matar. La víctima, un militar español, un inocente más que sumar a la larga lista de mártires de la libertad en nuestro país. El nombre, Luis Conde de la Cruz. La edad, 46 años. Casado, un hijo. Su amor, España, su vocación servirla. Ésa es la causa de su muerte, su compromiso con la Patria y con su defensa, como todos aquellos que sufren la barbarie etarra.

  A todos que estén buscando información del atentado, ya pueden dejar de leer. Solo decir que ha tenido lugar en Santoña, Santander, España y que otro soldado ha resultado herido grave. Nada más, aquí no se da publicidad a una banda de asesinos, cobardes, malnacidos, y todo aquello que estais pensando pero que no se puede reproducir por escrito. Si lo que quereis son datos, os invito a visitar cualquiera de los medios libres que podéis ver en el listado de la derecha. En cambio, si estás harto de oir lo mismo y de ver que nadie se atreve a hablar con claridad, salvo honrosas excepciones, estáis en el lugar adecuado.

   Hoy muchas son las voces que salen hablando en contra del atentado y transmitiendo su dolor a la familia. Partidos políticos, asociaciones, particulares incluso. Pero ya está bien de hablar. Hablar no sirve para nada. Puede aliviar ligeramente el sufrimiento en estos momentos, sin embargo, qué pasará en apenas dos, tres días, cuando el nombre de Luis desaparezca de los labios de los hipócritas aprovechados y caiga para siempre en el olvido. Que las palabras se las habrá llevado el viento y todo seguirá como hasta entonces. Cada día nos despertaremos con temor por un posible atentado. Nada habrá cambiado, excepto que el alma de Luis ya no estará entre nosotros. Desde la pasada madrugada, descansa en el cielo en un lugar preferencial, guardado para los héroes como él.

   Basta ya de lágrimas de cocodrilo y de cantos de sirena. Lo que hay que hacer es actuar. Actuar contra ETA, con la ley en la mano. Todavía me emociona recordar el célebre “vamos a por ellos”, que pronunciara hace ya años el gran José María Aznar. Pero lo realmente importante de aquellas declaraciones es que no se esfumaron como una brisa de aire fresco en medio del desierto, sino que la brisa se convirtió en aire puro para la Democracia y en tempestad para los terroristas. El Estado puso en marcha toda la maquinaria y la banda quedó más débil que nunca.

   Después, todos sabemos lo que pasó. El 11-M colocó a ZP en La Moncloa, e inició su irresponsable “proceso de paz” con los asesinos, tal vez porque les debía el poder. ETA, que no es tonta, aunque lo parece, aprovechó la situación para rearmarse y reestructurarse, mientras se reía a la cara de Zapatero, que babeaba como un perrito detrás de Otegui. Una vez que la banda había recuperado la fuerza, con sus asnos rebuznando en los ayuntamientos y sus cachorros ladrando en las calles , zas, más muertos encima de la mesa. Y hasta hoy.

   Últimamente, el timonel de España, Zapatero, madre mía que miedo da decir ésto, está recuperando el rumbo que Aznar le había dado a nuestro barco. Ése es el camino, más vale tarde que nunca. Que no piense nuestro presidente que ETA mata por su nueva política, sería un grave error, uno más. Los asesinos quitan vidas porque no saben hacer otra cosa, independientemente de como se actúe con ellos. Pienso que ya hemos tenido suficientes demostraciones para darnos cuenta de ello.

   No obstante, también se ha demostrado, hoy mismo por ejemplo, que no es suficiente con nuestra ley. A ETA se le ataca, pero no muere. Solo morimos nosotros, los inocentes. Por ello, es por lo que desde esta página se apuesta por endurecer el código penal para lograr al fin acabar todos juntos, sin titubeos, con esta lacra para España que hace que todavía hoy no exista la libertad en nuestro país. Medidas como la cadena perpetua, la ilegalización de las organizaciones políticas afines, así como de las que se benefician de las acciones de ETA, véase PNV, la prohibición de todos los actos en los que se enaltezca el terrorismo, etc. Probemos pues. Tal vez no, seguro, ésa sea la única forma de aplastar por fín la cabeza de la serpiente etarra.

   Para poner fin al artículo de esta triste jornada, me permito el lujo de citar al hijo del Brigada asesinado, que en declaraciones a la prensa ha sentenciado que “ETA no se saldrá con la suya”. Ante esas declaraciones en tan duros momentos, no puedo sino quitarme el sombrero e inclinarme en una respetuosa reverencia. Bravo, escuchándote nos hacemos una idea de la grandeza de tu padre. Por supuesto que ETA nunca logrará su objetivo, porque mientras haya gente como tu padre, como tú, y como todos aquellos que estamos dispuestos a hacer frente a la barbarie independentista, sin miedo y con la cara descubierta, España seguirá luchando sin ceder ni un ápice ante los viles asesinos sin escrúpulos y sin dignidad.

   Y es que, transformando un tanto las palabras de Galdós, “Entre los muertos habrá siempre una lengua viva para decir que España no se rinde”.

   Por último, desear una pronta recuperación al soldado herido y mandar un fuerte abrazo a todos los allegados de Luis Conde, así como a todos aquellos españoles que sentimos como nuestra una pérdida de este tipo.

   DESCANSE EN PAZ BRIGADA DON LUIS CONDE DE LA TORRE, MÁRTIR DE LA LIBERTAD Y DE LA PATRIA.

Brigada Don Luis Conde de la Cruz.

Brigada Don Luis Conde de la Cruz.

Como de costumbre, tarde y mal.

septiembre 18, 2008

   Durante los últimas días, la Justicia española está asestando una serie de golpes a la organización terrorista ETA en forma de la ilegalización de sus brazos politicos. Si ayer le tocó el turno a Acción Nacionalista Vasca y a Gestoras Pro-amnistía, hoy la ley ha caído sobre el Partido Comunista de las Tierras Vascas. Con estas decisiones, el poder político de la banda queda claramente mermado, aunque como siempre, el hombre de las cejas torcidas llega tarde.

   En los útimos días, la tropa de agitadores del PRISOE nos están bombardeando constantemente pregonando a los cuatro vientos lo duro que es zETAp con los terroristas y lo bien que funciona la “Justicia” en nuestro país. Los Pepiño, Rubalcabra, la VIcebogue y toda la corte zapateril. Pero si yo fuera ellos, que gracias a Dios no lo soy, no estaría tan contento, es más, se me caería la cara de vergüenza, aunque claro, el PSOE la perdió hace mucho tiempo, tanto como días lleva fundado. Es más, Pepiño probablemente no sepa lo que significa, ya que en su vocabulario solo caben insultos.

   Y cuando digo vergüenza, podemos decir también dignidad, orgullo, sentido de la responsabilidad, coherencia con uno mismo y un largo etcétera. Porque algunos españoles, precisamente los que si que contamos con todos estos valores, no olvidamos. Ni olvidamos ni perdonamos. No olvidamos a nuestro Presidente diciendo que el delincuente Otegui y el asesino De Juana son hombres de paz. No olvidamos como el mismo individuo calificaba de accidentes mortales los atentados de la banda. No olvidamos al alborotador Blanco arremetiendo diariamente contra lo que antes era el Partido Popular, ahora nadie sabe lo que es, por atreverse a criticar todas las tropelías del Gobierno.Pero no olvidamos, sobre todo, como el Partido Socialista Obrero Español, increpaba a las Víctimas del Terrorismo, héroes de la Democracia y de la Libertad, por manifestarse contra su rendición, e incluso denunciaba a su Presidente, Don Francisco José Alcaraz. En definita, lo que no olvidamos, es como el Gobierno de una nación como la española negoció políticamente con una organización terrorista que ha causado casi mil muertos cuyo único pecado era sentirse españoles.

   Tampoco es muy difícil acordarse de ésto, porque solo ha pasado un año. Sin embargo, los mismos que negaban rotundamente las negociaciones, hoy las admiten. Y esos mismos que se amparaban en la “Independencia de la Justicia” para justificar sus decisiones en beneficio de ETA, también se están retractando. Y no lo digo yo, lo dice la gran referencia intelectual de la izquierda española. Sí sí, el que todos estáis pensando, el gran Pepe Blanco. Y es que, sus últimas declaraciones, cuanto menos llaman a la reflexión. El dirigente socialista se felicita de como el gobierno está utilizando la ley para enfrentarse a ETA. Como digo, esta afirmación, desmiente todo lo sostenido por su partido durante tanto tiempo. Por un lado, al afirmar que es el Gobierno el que toma las decisiones, está reconociendo indirectamente que la independencia judicial no existe en España, sino que los jueces están al servicio del Gobiero, y que hacen lo que éste les ordena en cada momento. Todos salvo dos. Baltasar Garzón, el señor de la memoria histórica, porque solo se mueve por sus intereses y no hace falta decirle nada para que sirva docilmente al Gobierno, sea quien sea, y, éste sí que merece un aplauso, Fernando Grande Marlasca, el único magistrado que no se ha plegado nunca a las presiones de ZP y se ha mantenido firme contra ETA en todo momento.

   Otro hecho que el “señor” Pepe Blanco deja al descubierto en una de sus lagunas mentales, cada vez más habituales, es que ahora es cuando el Gobierno está utilizando la ley, porque antes no lo hacía. Porque ANV y el PCTV están hoy, y seguirán estando, en cientos de Ayuntamientos de las Vascongadas, cobrando dinero público. Es decir, que el Estado está financiando a ETA. Así de claro. Y solo hay un culpable, el Partido Socialista. O qué pasa, que estos partidos no eran ilegales cuando se presentaron a las elecciones. Pues por supuesto que lo eran, lo que ocurre es que entonces la izquierda abertzale era la aliada de Zapatero, y como tal había que tratarla. Hoy, ya es tarde. ETA está más fuerte, y en los ayuntamientos, conviviendo con sus víctimas.

   Pero no solo el Gobierno ha variado su actitud durante este tiempo. Qué decir de  lo antiguamente conocido como PP, hoy PPpero… De su heróica defensa de las víctimas, criticando duramente la política de rendición de Zapatero. Sin embargo, ningún popular ha salido a la palestra a recordarle a Zapatero su anterior traición a España. Prefieren aplaudir con las orejas, no sea que les llamen fascistas, patriotas de hojalata, término favorito de Pepiño, y bla, bla, bla. Pues que quieren que les diga, ladraban, luego cabalgábamos. Hoy nos elogian, luego…

   …Luego ya no queda casi nadie en quien confiar. En lo que se refiere a la defensa de España, aunque en otras cosas patina, Unión Progreso y Democracia, la Fundación para la defensa de la Nación Española, la Plataforma Hazte Oír y unos pocos más que jamás traicionarán ni a las víctimas ni a España. Todo mi reconocimiento para ellos por su gran labor luchando diariamente por España. Pero me falta uno, el fundamental-. Algún día, el Partido Popular, volverá a formar parte con letras de oro de esta lista. Mariano, te esperamos. No nos falles otra vez.

  

La relación ZP - Abertzales pasa por un momento de crisis. Como diria el Presidente, de una leve recesión de las conversaciones.

La relación ZP - Abertzales pasa por un momento de crisis. Como diría el Presidente, de una leve recesión de las conversaciones.

La Guerra de la Independencia Española (IV), El final de la Guerra.

septiembre 15, 2008

   Napoleón no podía permitir que sus invictas tropas cayeran en España, y tras vencer a Austria, envió sus mejores hombres a la Península. Con ellos, el general Soult penetró en Andalucía tomando Sierra Morena y Sevilla, para llegar a Cádiz, donde tuvo lugar el enésimo acto de heroísmo de los españoles. La ciudad es sitiada, y a la población se le unen soldados de Extremadura, portugueses e ingleses, tanto por tierra como por mar. Los enfrentamientos se prolongarían durante meses.

   Cádiz se convierte en la única plaza que todavía no está en poder de los franceses, por lo que la Junta Central decide trasladarse allí, a la Isla de León. Mientras tanto, los bombardeos continuan, y los patriotas españoles son aplastados brutalmente por los invasores, que siguen sin poder entrar en la población. En este ambiente bélico, los dirigentes proclaman el 24 de Septiembre de 1810 las Cortes de Cádiz, recibidas con entusiasmo por el pueblo. Los diputados se reúnen este memorable día, en el Salón del Ayuntamiento de la Isla de León. Antes de iniciar la asamblea, se dirigen presididos por los regentes, a la Iglesia Mayor, donde oyen la misa del Espíritu Santo. Los diputados prestan su juramento solemne con calma majestuosa:

“¿Juráis- se les pregunta- defender la religión católica, apostólica y romana, la integridad del territorio nacional, el trono de Fernando VII y el desempeño fiel de vuestro cometido?.

¡Sí juramos!- responden con nutrida voz.

Dios os lo premie si así lo hiciereis y si no os lo demande.”

   Así nace la aurora de la moderna libertad española, en medio de una guerra contra un país extranjero, estando las Cortes rodeadas de baterías enemigas que no cesan de hostigarlas.

   El optimismo se extiende por toda la nación, lo que hace que en 1811 la guerra de un giro de 360º. En Febrero, Castaños derrota a los franceses en Extremadura, lo que unido a la conquista del castillo de Figueras por sorpresa, constituyen dos duros golpes para el invasor. Posteriormente, los patriotas españoles de Cataluña, realizaron en Mayo una defensa brillante de la ciudad de Tarragona,  a pesar de la derrota final debido a la inmensa superioridad napoleónica. Simultaneamente, la flota británica descargaba a diario terribles andanadas contra la escuadra imperial, en cuyas filas comienza a aparecer el nervisismo. Por primera vez, los franceses veían la posibilidad de salir vencidos de España como algo posible.

   Pero a pesar de las expectativas creadas, la segunda mitad del año no iba a ser muy positiva para España, que no lograría ningún avance significativo durante ese periodo. Por ello, en Enero de 1812 se reactivó la fundamental contribución de los guerrilleros. En este mes y febrero de 1812, capitulan Valencia, Peñíscola y Denia, mientras que Tarifa resiste y  el inglés Lord Wellington toma Ciudad Rodrigo. A pesar de las pérdidas, esta última victoria, unida al daño que la guerrilla propugnaba a Francia, arengó de nuevo el ardiente corazón del noble pueblo hispano. Las Cortes promulgan en Cádiz la Constitución que es aclamada con entusiasmo por el pueblo el 19 de marzo. Se convoca a la nación a elecciones para Cortes ordinarias en el año de 1813.

   Lord Wellington consigue tomar Badajoz y derrota completamente a los franceses en la batalla de los Arapiles, cerca de Salamanca, el 22 de julio; en esta batalla se les hacen 7.000 prisioneros y otros tantos muertos y heridos. Triunfalmente llega el general inglés hasta Madrid, obligando a evacuarlo precipitadamente al Rey José, entrando victorioso en la capital de España el día 12 de agosto de 1812.

  Wellington es nombrado por las Cortes “general en jefe de las fuerzas españolas” y se le concede el título de duque de Ciudad Rodrigo. Las fuerzas del Rey José que salieron de Madrid, se unen a las del general Soult, comprometiendo la situación de Lord Wellington. Este general marcha a Portugal para rehacer su ejército, circunstancia que aprovecha el Rey José para entrar nuevamente en Madrid el 2 de noviembre de 1812. Napoleón no puede enviarle refuerzos por estar en lucha contra Rusia y le ordena trasladar la corte a Valladolid, a mediados de marzo de 1813. Lord Wellington con sus tropas anglo-españolas obliga al Rey José a retirarse de Valladolid a Burgos, el 9 de junio de Burgos a Miranda y de Miranda a Vitoria.Perseguido de cerca el Rey “Intruso” tiene que aceptar la batalla en el llano de Vitoria el 21 de junio de 1813, siendo derrotado y obligando al rey a cruzar la frontera precipitadamente. Cae en poder de los españoles el equipaje del Rey, sus papeles íntimos y un inmenso botín, procedentes del saqueo francés.

   Acto seguido, el general Freire derrota a los franceses en San Marcial el 31 de Agosto, el mismo día en que las tropas hipano-portuguesas entran en San Sebastián. La contienda comenzaba a teñirse de color rojigualda, lo que se confirmaría un año después, el 31 de Octubre de 1813, cuando Wellington toma Pamplona y penetra en territorio francés.

   Napoleón sabía que la guerra estaba perdida, y comienza a negociar con su prisionero en Valencey, Fernando VII para devolverle el trono que le robó. El monarca español, acepta un vergonzoso Tratado de paz, que las Cortes rechazarían, ya en Madrid, el 2 de Febrero de 1814.El 6 de febrero abdica Napoleón en Fontainebleau. Se pacta la suspensión de hostilidades entre Wellington y los franceses Soult y Suchet, en los días 18 y 19 de abril de 1814, obligándose a devolver a España todas las plazas ocupadas.

   España estaba libre. El bárbaro invasor francés, no había podido acabar con la nobleza y el patriotismo del bravo hidalgo español. Se cerraba así uno de los episodios más brillantes de la rica historia de nuestra vieja nación.

   Hoy, 200 años después, son muchos quienes quieren hacernos olvidar este glorioso pasaje de nuestro pasado. No lo permitamos.

El valiente pueblo ibero
jura con rostro altanero
que hasta que España sucumba
no pisará vuestra tumba
la planta del extranjero.”

 

 

Monumento a los mártires de la Religión y de la Patria. Plaza de España de Zaragoza

Monumento a los mártires de la Religión y de la Patria. Plaza de España de Zaragoza

La Guerra de la Independencia Española (III). Napoleón viene a España e Inglaterra interviene en la Guerra.

septiembre 13, 2008
Estandarte utilizado por los patriotas españoles durante la guerra.

Estandarte utilizado por los patriotas españoles durante la guerra.

   El 8 de Noviembre de 1808, el Emperador de los franceses pone pie en España, acompañado por un Ejército de más de 250.000 soldados que habían salido victoriosos en decenas de batallas a lo largo y ancho del viejo continente. En apenas tres semanas, los franceses derrotan a las tropas españolas del norte y ponen rumbo hacia la capital de España. Así, el 20 del mismo mes, los invasores, a pesar de sufrir numerosas bajas a manos de los españoles, cruzan la sierra de Guadarrama, con una intervención fundamental de la caballería polaca. Napoleón ya tenía vía libre hasta Madrid, y el 2 de Diciembre entra en la villa, obligando a la Junta Central a trasladarse a Badajoz.

   El corso ataca inmediatamente, y la ciudad, defendida apenas por una guarnición de 500 hombres, capitula el día 4. José Bonaparte es repuesto como Rey, entrando de nuevo en el Palacio Real el día 20. Una vez que la situación parecía resuelta, Napoleón decide volver a París para solucionar un conflicto con Austria, no sin antes tener que hacer frente a las primeras tropas inglesas que llegaron a la Península a su paso por la frontera.

   Pero la marcha de Napoleón no supuso el final de la guerra, sino que el horror de la misma continuó. Y lo hizo con un segundo sitio sobre la ciudad de Zaragoza, que quedó cercada por un total de 36.000 invasores que se emplearon con la más inhumana crueldad contra los bravos aragoneses liderados por Palafox. Sin embargo, la superioridad francesa no se traducía en resultados, ya que los defensores les obligaban a conquistar casa por casa, perdiendo en cada una multitud de efectivos. La heróica ciudad resistió inexpugnable y la bandera española seguía brillando en el Ebro junto a la Basilica del Pilar, centro de peregrinación de los defensores para pedir ayuda a la Vírgen, su Capitana General. El escenario se mantuvo intacto hasta principios de Febrero de 1809, cuando el general Lannes ideó un plan que obligó a los españoles a capitular el dia 20. Las consecuencias de la contienda fueron debastadoras. Zaragoza pasó de contar con una población de 55.000 habitantes a 18.000, 14.000 de los cuales estaban enfermos. Cuando los franceses entraron en la ciudad, toda su belleza había desaparecido. Hoy, bajo nuestros pies están enterrados los restos de aquellos héroes. Sobre nosotros, sus almas reposan en el cielo.

   Una vez caída Zaragoza, un ejemplo para toda la nación, había caído, los franceses dirigieron sus ataques a otro símbolo del valor hispano, Gerona, sitiada ya dos veces, ambas sin éxito. En este tercer ataque, fue el general Saint-Cyr, con 30.000 hombres el encargado de intentar asaltar por fin la ciudad catalana. En frente, 15.000 almas españolas de león movidas por su fé en San Narciso, patrón de la población, en su general Álvarez De Castro, y ante todo, en España. A ninguna intimidación quieren escuchar. Una granada abate la bandera que tremola en lo alto, pero un valiente apellidado Montoro la enarbola de nuevo, entre una lluvia de balas. Todo el verano atacan los franceses sin conseguir entrar. Es asombrosa la entereza y sangre fría del general Álvarez de Castro y de los gerundenses; pero el hambre unido también a la epidemia, va diezmando a los héroes. Más de 20.000 hombres perdieron los franceses, hasta ocupar la plaza el 10 de diciembre de 1809. Álvarez de Castro fue apresado y hay indicios de muerte violenta.

   Mientras tanto, en el otro extremo de la Península, comenzaba a llegar la ayuda inglesa. A principios de 1809, un Ejército bajo el mando del general inglés John Moore entra en España a través de Portugal. Su intención era llegar hasta Madrid, pero se ven obligados a replegarse hacia La Coruña debido al empuje francés. Allí, los británicos lograron embarcar apresuradamete en dirección a las Islas, a las cuales el propio Moore no logró llegar, ya que pereció en la empresa. A pesar de este fracaso, Inglaterra estaba dispuesta a derrotar a Napoleón, y en 1810 envió un nuevo Ejército dirigido por el general Wellington, que logró reunir en tierras portuguesas a 130.000 combatientes de los tres países enfrentados a Francia. Coimbra y Torre-Vedras son el escenario donde las tropas francesas del general Massena son derrotadas, por lo que los invasores se ven obligados a evacuar el país luso, que queda así liberado. Ya en España, el mismo Wellington, derrota de nuevo en Fuente de Oñoro a Massena. La intervención inglesa, contribuyó de este modo a combatir a Napoleón con mayores garantías, aunque para nada fue tan decisiba como ellos dicen en la actualidad.

   Otros que también comenzaron a organizarse en esta época, fueron los guerrilleros españoles, que formaron pequeños grupos que causaron gran cantidad de daños a los franceses, tanto materiales como humanos. Entre los más destacados, se encuentra el navarro Francisco Espoz y Mina, que tiene 30 años y combate al lado su tío Javier; en cuarenta y tres acciones de guerra vence a los más famosos generales franceses. Al frente de su partida, toma varias plazas, imponiendo una contribución de 100 onzas de oro mensuales a la aduana francesa de Irún. Cuando muere en 1836, su viuda recibe el título de Condesa y el nombre del general Espoz y Mina se inscribe en el Congreso de los Diputados, entre otros héroes de la libertad.

    Un guerrillero aventaja a todos en fama: Juan Martín Díaz, conocido por el sobrenombre de “El Empecinado”. Nacido en Castrillo de Duero (Valladolid), tiene 33 años al estallar la guerra de la Independencia. Antes luchó contra Francia en el Rosellón. Su fortaleza física, hermana con su corazón generoso y amor a la libertad. Empieza formando una guerrilla de media docena de convecinos equipados y armados por él mismo. Con ellos intercepta correos, combate y hace prisioneros. Más tarde, sus efectivos aumentan y se convierte en el temor de los franceses. 

 

   Así se inmortalizaron en Navarra, Javier Mina y su sobrino; en las montañas de Burgos, el cura Jerónimo Merino; en Salamanca, Julián Sánchez “El Charro”; en La Mancha, el médico Juan Palarea; en Cataluña, el barón de Eroles, Francisco Miláns del Bosch y tantos otros que supusieron enaltecer a la Patria.

   Con todos estos logros, la moral española estaba más alta que nunca, y la victoria, cada vez más cercana.

 

El referéndum secesionista vasco es declarado ilegal.

septiembre 11, 2008
El Presidente los "vascos y vascas" en una de sus apariciones estelares.

El Presidente de los "vascos y vascas" en una de sus apariciones estelares.

   El Tribunal Constitucional declaró la pasada noche ILEGAL el proyecto del Presidente vasco de llevar a cabo en el próximo mes de Octubre un Referéndum sobre la independencia de Vascongadas. En él, se lanzaban dos preguntas a los ciudadanos relacionadas con el final dialogado de ETA y el derecho a la autodeterminación del pueblo vasco. La decisión fue tomada por unanimidad, sin excepción alguna, lo que demuestra claramente la inconstitucionalidad de la consulta.

   Sin duda, esta noticia debe llenar de satisfacción a todos los españoles de bien, entre los que seguro  se incluirán gran cantidad de vascos que día tras día sufren las tonterías de Ibarreche y de sus colegas de ETA. Tonterías que tienen como punto de origen las mentiras sobre una supuesta “Patria Vasca” que jamás ha existido, pues las tres Provincias Vascongadas siempre han formado parte de España, y durante siglos todos los vascos han defendido con orgullo el nombre de España, luchando bajo la bandera rojigualda en miles de batallas, colaborando a aumentar la grandeza de nuestra hoy pequeña Patria, otrera Imperio.

   Y es que, la manipulación de los vascos por parte de sus dirigentes respecto a las tesis nacionalistas, tiene su origen en el S. XX, cuando una cosa con patas llamada Sabino Arana, decidió fundar el Partido Nacionalista Vasco, e inventarse toda una sarta de mentiras sin fundamento alguno de una talla intelectual más bien nula. Como ejemplo, para hacernos una idea de la estupided de ese individuo, culpable inicial de todos los muertos que el NAZIonalismo vasco ha causado en nuestro país, basta con mencionar su teoría, científicamente inviable, de que los vizcaínos, término con el que él se refería a todos los vascos, poseen un ADN diferente al del resto de los españoles. Como muchos de vosotros ya estaréis riendo, aquí os dejo un enlace para ver el resto de brillantes ocurrencias del gran Sabino, al que le hubiera ido mucho mejor como humorista que como político. Aunque la verdad es que, inexplicablemente, su teoría caló profundamente en buena parte de la sociedad vasca. Una explicación para ésto, nos la dio el fenomenal escritor vasco y español, español y vasco,  Don Miguel de Unamuno, contemporáneo de Arana y del nacimiento del separatismo. Cuando al bueno de Unamuno le presentaron al padre del PNV mediante esta frase “Aquí tienes un vasco inteligente como tú” el genial escritor, respondió con lo siguiente: ” Vasco e inteligente imposible”, entendiendo el término vasco como aquél que cree a pies juntillas el discurso de Arana y niega su pertenencia a España.

   Volviendo al tema que nos ocupa, se me ocurre una cuestión. Si algo es declarado ilegal, ¿qué ocurre con su ideólogo? ¿Acaso no debe ser condenado a prisión como un delincuente más que planea algo que va contra la ley? La respuesta es clara. En un país decente, que respeta sus símbolos y su identidad nacional, el Tontolari Ibarreche estaría ya condenado a una buena temporada en la sombra, junto a sus amiguitos de ETA, descendientes de su partido. En una República bananera, como va camino de convertirse la Ex-paña de ZP, no pasa nada, aquí todo es alegría. Que un Presidente de una Comunidad Autónoma se salta la Constitución a su antojo y día tras día insulta a todos los españoles, pues nada hombre, problamente, y quedénse con ésto, como en las elecciones vascas los resultados no serán definitivos para gobernar en solitario, a Zapatitos se le ocurrirá la idea de premiarle gobernando con él. Y si no al tiempo. Es más, en otro país, en el que ser patriota no sea sinónimo de ser fascista, es decir, todos menos el nuestro, un Partido como el PNV, estaría ilegalizado, o como mínimo fuera del Parlamento.

    En cualquier caso, hoy no podemos sino felicitarnos porque la Justicia ha demostrado que ,aunque un poquito, podemos seguir confiando en ella en lo que se refiere a parar los pies a los NAZIonalistas. Sí, ya lo sé, soy un poco ingenuo. Como ingenuo es aquel que piense que aunque en este tema tanto PP como PSOE, y por supuesto UPyD, han estado firmes frente a la amenaza separatista, mañana el Ejecutivo Zapateril volverá a la carga. Ya estoy viendo a Pepiño echando la culpa de algo al PP y a Bush. Debería ir al psicólogo, padece obsesión compulsiva. Se imaginan:

   – ¿Qué le sucede Don José?

   – Pepiño, llameme Pepiño. Es que todas las noches sueño con Aznar y Bush.

   Por Dios que hombre. En fin, como lo prometido es deuda, aquí están los enlaces. En el primero se muestran las tesis de Sabino Arana, y en el segundo se comparan estas con el Mein Kampf de Hitler.

   http://www.laresistenciaaeta.org/modules.php?name=Content&pa=showpage&pid=30

   http://www.laresistenciaaeta.org/modules.php?name=Content&pa=showpage&pid=31

Se incrementa la persecución contra el español en Cataluña.

septiembre 9, 2008

   La Generalidad de Cataluña, está dispuesta a dar un paso más en su campaña de acoso y derribo contra el español, y lo que es peor, contra quienes lo utilizan habitualmente. Y es que, la nueva propuesta del nacionalista radical José Luis Carod Rovira, consiste en que todo aquel que se dirija a un catalanohablante utilizando la única lengua oficial en todo el Estado, la española, sea respondido en catalán como “medio de integración”.

   Por supuesto, que no nos sorprende que un “señor” como éste abra la boca de vez en cuando para decir alguna de sus bobadas habituales. Lo que sí que debería hacernos reflexionar, es que este individuo está formando parte del Gobierno de Cataluña gracias al Partido Socialista Obrero Español. Y por tanto, el principal responsable de que en una parte de España el idioma común esté perseguido, es el bachiller Monilla, que parece haber olvidado pronto su origen cordobés, y en consecuencia, hispanoparlante. Éso, es exactamente lo que los independentistas persiguen, conseguir eliminar cualquier resto de España en su región.

   Para ello, gracias a la pasividad e incluso apoyo, del Des-Gobierno de ZP, los NAZIonalistas catalanes, y ahora gallegos y vascos, iniciaron hace unos cuantos años su proceso de exterminación del español. Y comenzaron a hacerlo desde la base, erradicando el idioma de Cervantes de las escuelas. Así, un niño cuyos padres desean que su hijo sea educado en español en España, no puede hacerlo gracias al catalanismo paleto, y así de claro lo digo, paleto y ridículo, sino que ese niño tendrá que estudiar en catalán, un idioma que solo se habla allí, y cuyas expectativas de futuro son cero. De ahí lo de paleto, porque por el odio que profesan hacia todo lo que huela a España, son capaces de limitar de una manera absurda el futuro de todos los catalanes, no solo de los NAZIonalistas.

   Y aunque parezca mentira, esas mentes que solo funcionan por el odio a España, fueron capaces de elaborar una estrategia muy útil para tener controlada a toda la población. La segunda fase del holocausto antiespañol, comienza tras haber recibido un adoctrinamiento sectario total y absoluto en clase, al abandonar el colegio, que es cuando los niños empiezan a pensar por sí mismos y se forma su conciencia política. Entonces, por si alguno se les tuerce y decide que él quiere ser español y hablar el idioma nacional, porque la Constitución le da derecho a ello, se pone en funcionamiento la “inqusición catalana”, una maquinaria legal que vela porque nadie use el español en la vida pública de la Comunidad, y que depende directamente del PSC-PSOE. Así, se prohibe la rotulación de comercios en el “idioma invasor”, se obliga a los funcionarios públicos a conocer perfectamente el catalán y utilizarlo de forma exclusiva… Y con cosas como esta se puede formar una larga lista de una persecución propia del régimen nazionalsocialista.

   Pero el verdadero problema, es que ese régimen está calando en buena parte de la enferma sociedad catalana, que al igual que en el Estado de Hitler, actúa como espías de la policía. Me explico. En la Alemania Nazi, era la población la que por miedo denunciaba ante las SS los delitos de sus vecinos, que acababan siendo enviados a un campo de concentración por judíos, homosexuales, etc. Eso mismo está ocurriendo en Cataluña, los nacionalistas, mayoría por desgracia, denuncian ante los inquisidores el terrible delito de hablar español en España por parte de sus vecinos, los cuales son multados y señalados como apestados españolistas y anticatalanes. Con un agravante, que los alemanes denunciaban por miedo a Hitler y los catalanes por convicción política. Lamentable.

    Como también es lamentable que mientras todo esto sucede, solo hay dos partidos relevantes que en España están luchando realmente contra este crimen propio de una dictadura, como son Ciudadanos de Cataluña y Unión Progreso y Democracia. Mientras tanto, el PSOE aplaude y el PP duerme, Lo siento, yo me considero más cercano al Partido Popular, pero la verdad solo tiene un camino. Todo mi apoyo para ellos y para los valientes que día a día, en su vida cotidiana se atreven a hacer frente a esta calaña humana que son los NAZIonalistas. Animo y a seguir luchando.

El aragonés José Luis Carod Rovira posa junto a la bandera e Cataluña.

El aragonés José Luis Carod Rovira posa junto a la bandera de Cataluña.

La Guerra de la Independencia Española (II), España se organiza y lucha.

septiembre 7, 2008

   La reacción de la nación española llegó pronto a los oídos de Napoleón, lo que le impulsó a reunir en Bayona un simulacro de Cortes Españolas, que el 15 de junio dieron una Constitución a nuestro país, por la cual el hermano del Emperador, José Bonaparte, se convierte en el nuevo Rey de España. El 20 de julio entra en Madrid, pero ante el odio que genera entre la población, dirige a su hermano unas palabras que terminarían siendo totalmente acertadas: “Tengo por enemiga a una nación de doce millones de habitantes, bravos y exasperados hasta el extremo… Todo lo que se hizo aquí el 2 de mayo, es odioso….; No se ha tenido ninguna consideración para este pueblo…. No, señor: Estáis en un error, vuestra gloria se hundirá en España…“. A pesar de la advertencia, Napoleón siguió subestimando a los españoles.

   El levantamiento iniciado en Madrid, se propaga rápidamente por Andalucía y Extremadura, pero va a corresponder a Asturias, como ya ocurriera con la Reconquista ante el Islam, el iniciar oficialmente la guerra contra el invasor. En Oviedo, los estudiantes y el Ejército se unen para luchar, mientras que el Gobierno se une a ellos y declara la Guerra a Napoleón. Para ello, crean el 24 de mayo una Junta Suprema de Gobierno, encargada de organizar el alzamiento. Poco después, ciudades como Santander, La Coruña, Sevilla y Cádiz siguen el ejemplo asturiano, a la vez que se pide ayuda a Inglaterra. La Guerra había comenzado.

   Las primeras batallas se libran en tierras andaluzas, donde las tropas francesas, dirigidas por el General Dupont, muestran su crueldad y saquean vilmente Córdoba y Jaén. A pesar de la superioridad del enemigo, los españoles, bajo el mando del general Castaños, deciden atacar para impedir la entrada francesa en Cádiz. El enfrentamiento tiene lugar en Bailén, donde el 19 de julio   Sde 1808 se produce la primera derrota de las águilas napoleónicas en toda su historia. Tres días después se firmó la capitulación de Bailén, entregando los franceses banderas y 20.000 prisioneros de guerra así como vasos sagrados, robados a su paso por Andalucía. Con esta derrota, el pueblo español, muestra al mundo que Napoleón no es invencible, y Europa entera comienza a despertar. Son muchos los que niegan la importancia de la victoria de Bailén. Incluso, en el Arco del Triunfo de París, aparece escrito el nombre de la localidad andaluza entre las victorias logradas. Nada más lejos de la realidad, pero el orgullo francés no tiene límites. Lo único cierto, es que con esta derrota, comenzó el declive de Napoleón, no solo en España, sino también en Europa.

   La moral española se encontraba por las nubes, pero los franceses no estaban dispuestos a caer derrotados en España, a la que Napoleón consideraba muy inferior. José abandonó Madrid y se retiró hacia el Ebro, donde el general Lefevbre mantenía sitiada Zaragoza, bajo amenaza de matar a todos sus habitantes si no se rendían. Los valerosos aragoneses contestan negativamente y se aprestan a realizar la heroica defensa que los inmortalizará. Y cuando tras una pieza de la artillería española caen todos los hombres, surge la heroína famosa. Es una mujer del pueblo, “Agustina de Aragón”, la que prende valerosamente la mecha del cañón que contiene a los asaltantes. En estas gloriosas jornadas, los baturros dan generosamente su sangre en defensa de la independencia patria y cuando no tienen piedras ni sacos terreros para taponar las brechas que en las murallas hace la metralla enemiga, cierran con cadáveres de sus propios hermanos caídos. Ante las amenazas de capitulación, contesta el general Palafox “¡Guerra a cuchillo!”. Y el 31 de agosto los franceses levantan el sitio de Zaragoza, que les costó más de 3.000 bajas.

   Los dirigentes de las Juntas regionales que se crearon en toda España, viendo el éxito de sus acciones, decidieron crear una Junta Suprema Central, al mando de la cual se acordó colocar al duque de Floridablanca. Dicha Junta, tomó Aranjuez como sede habitual, y acumuló todos los poderes ante la ausencia del Rey. También, el 1 de Octubre, se celebra en Madrid un Consejo de generales, dividiendo en cuatro los ejércitos españoles: uno en Vascongadas y Norte de Castilla, a las órdenes de Blake, otro en Cataluña, mandado por Juan Manuel Vives, un tercero para Andalucía, dirigido por Castaños y un cuarto en Aragón para Palafox.

   Con todo ésto, las bases para lograr la libertad de España estaban creadas. Ahora solo faltaba vencer a los franceses. Pero Napoleón no estaba dispuesto a caer ante los españoles, y decidió venir él mismo para dirigir las operaciones.

El general Palafox dirigió a la población zaragozana en su resistencia.

El general Palafox dirigió a la población zaragozana en su resistencia.

  

La Guerra de la Independencia Española (I). De la entrada de las tropas francesas en España hasta el Dos de Mayo.

septiembre 6, 2008

   Hace 200 años, el bravo pueblo español dio una lección al mundo de heroísmo, nobleza y patriotismo. Nuestros antepasados se levantaron contra el invasor francés, que pretendía añadir la península Ibérica a su enorme Imperio. Las tropas napoleónicas, invictas en mil batallas por toda Europa ante los más feroces ejércitos, veían al rudo soldado español como un enemigo muy inferior. Sin embargo, los ciudadanos de nuestro país iban a significar el principio del fin para la figura de Napoleón.

   En 1808, el Emperador de los franceses pone sus ojos sobre España. Para lograr penetrar en tierra española, pretende convertir al Rey Carlos IV en su aliado para tomar Portugal. Sin embargo, una vez dentro de la península, las tropas imperiales se dirigirían hacia Madrid para tomar la capital del Reino. Así pues, con el apoyo de Carlos IV, empujado por su ministro Godoy, el general Junot conquista Portugal. Pero con el país luso ya en poder francés, nuevas tropas dirigidas por Murat cruzan los Pirineos y  ponen rumbo hacia Cataluña y el norte. El nerviosismo se apodera de Godoy, pero ya es demasiado tarde.

   El nerviosismo se traslada al pueblo, que se amotina en Aranjuez contra Godoy y el Rey, el cual no tiene más remedio que abdicar en su hijo Fernando VII el 19 de marzo de 1808. Pero Murat le convence para que envíe una carta a Napoleón negando la validez de su abdicación. Al mismo tiempo, el general francés hace viajar a Fernando a Bayona para reunirse con el Emperador, pero ante su negativa para renunciar al trono, Napoleón decide hablar con Carlos, lo que Fernando considera como una traición y devuelve la Corona a su padre, que sorprendentemente abdica en Napoleón.

  Mientras tanto, en Madrid crece la hostilidad hacia las tropas francesas, hasta llegar al histórico día del 2 de mayo. Desde bien temprano se congregó la multitud ante el Palacio Real, en la Plaza de Oriente y al subir al coche para conducir a Francia al Infantito Don Francisco, que iba llorando, alguien lanzó el histórico grito “¡que nos lo llevan!” y al momento, hombres y mujeres, rodean las carrozas tratando de impedir el viaje. Las fuerzas del invasor disparan y la sangre de los primeros mártires de la Independencia española, abre una página gloriosa, grabada a sangre y fuego, en el libro de la Historia de España.

  Los sucesos de la plaza de Oriente corren como la pólvora por la capital, y hombres y mujeres se lanzan a la calle al grito de “¡A morir matando…!, ¡No más esclavos!” Así, el primer enfrentamiento serio contra los franceses tuvo lugar en la Puerta del Sol, donde miles de patriotas vieron como se apagaba la llama que encendía su pecho debido a los disparos enemigos. No obstante, el invasor encontró también en esta gloriosa fecha sus primeras bajas en España.

   Para vegüenza de la Patria, mientras el pueblo luchaba heróico por su libertad, el ejército y el clero se mantenían al margen de la revuelta. Salvo dos excepciones, Los capitanes de Artillería Daoíz y Velarde, que no se resignan a ver morir a su pueblo. A ambos capitanes se les une el teniente Ruiz y entre todos organizan la defensa del Parque de Artillería de Monteleón junto a otros 30 voluntarios y vajo el grito de “Viva España” y “Viva Fernando VII”. Con apenas diez cañones vencen a la tropa del General Lefranc y el entusiasmo se dispara. Sin embargo, Murat envía refuerzos y el parque sucumbe. Todos los valientes que lucharon allí entregaron su vida a Dios para mayor gloria de España.

   Murat publica un bando en el que ordena fusilar a todos los españoles que salgan a la calle con un arma, lo que provoca la muerte de miles de infelices por el mero hecho de llevar consigo un cortaplumas. Los jardines de la Moncloa son regados con la sangre de los primeros mártires de la Independencia.

   Tan ejemplar proclama dada contra el invasor en Madrid, pronto tiene resonancia hasta en el último rincón de España. A los viajeros que salen de Madrid, se les piden noticias sobre los antes olvidados negocios públicos, hasta en los villorrios y caseríos casi despoblados. Se reúnen grupos para leer las cartas que llegan de la heroica villa y estrechándose unos a otros las manos, dan gritos de guerra que se extenderán por toda la nación.

   En Móstoles, pueblo cercano a Madrid, su patriótico alcalde reúne a los vecinos y les arenga: “¡La Patria está en peligro!. ¡Madrid perece víctima de la perfidia francesa!. ¡Españoles, acudid a salvarla!…“. Hombres y mujeres, rivalizando en entusiasmo, se arman con trabucos viejos, navajas y palos, disponiéndose a combatir al invasor al frente de su españolísimo alcalde Don Andrés Torrejón.

   Y es que el pueblo hispano, siempre hidalgo, cortés y hospitalario, no ha consentido nunca que pise como invasor del suelo patrio la plantilla de ningún extranjero.

"Los fusilamientos del Dos de Mayo en la Moncloa", de Francisco de Goya.

"Los fusilamientos del Dos de Mayo en la Moncloa", de Francisco de Goya.

Nueva ley del aborto a cargo del Ministerio de Igualdad.

septiembre 5, 2008

   Como prometió el PRISOE en su campaña electoral, va a proponer una nueva ley para la interrupción voluntaria del embarazo, que garantice a cualquier mujer que lo desee poder poner fin a la vida de su hijo. “No puede ser que en España se ponga dificultades a alguien que quiera abortar”. Con estas declaraciones presentó por todo lo alto la ministra de Igual-da, Bibiana Aído el único proyecto serio desde la creación de su ridículo MInisterio, con el único fin de la publcidad.

   Pero ésto no nos sorprende. Es solamente una demostración más de la cruzada anticatólica que ha iniciado el PSOE y todos sus satélites para acabar con cualquier resto de Cristianismo en nuestra querida España. Sin embargo, otras religiones como el Islam, a la que ZP debe el gobierno, merecen ser respetadas. Me pregunto a qué espera la señorita Aído para prohibir, por ejemplo, el velo islámico en nuestro país. ¿Acaso eso no es un símbolo de inferioridad de la mujer respecto al hombre? Pues claro que lo es, pero la Ministra está más ocupada en subirle el sueldo a su papá, el cual gana 3.100 euros más al mes desde que su hija entró a formar parte del Des-Gobierno de Zapatero. Socialismo en estado puro. Luego al pobre de Solbes no le cuadran las cuentas.

   Retomando con seriedad el tema que nos ocupa, será un Comité de “sabios” el encargado de elaborar la nueva ley, que se debatirá a finales de 2009. Obviamente, ese Comité estará integrado únicamente por convencidos proabortistas, para dotar a la iniciativa de “un progresismo acorde con el resto de Europa”, según la ministra. Lo que traducido al lenguaje no socialista, quiere decir que será tan fácil abortar como comprar un periódico. Si poner facilidades para acabar con la vida de seres inocentes es progresar, ¿Por qué el PSOE no se muestra a favor de la pena de muerte? Se pueden matar criaturas de meses, pero no asesinos. A esos mejor los dejamos en libertad a los pocos años.

   Tal vez, el problema sea que al decidir acabar con la vida de un bebé, su madre y su padre son los que se convierten en asesinos. Sí sí,asesinos. Ésto no gustará a muchos, pero lo digo con todas las letras y en voz alta. En mi opinión, el aborto solo debería estar permitido en caso de violación. Todo lo demás, es matar. Porque al igual que un asesino, los padres tienen la posibilidad de permitir vivir a su víctima, y tras pensarlo con su conciencia, no lo hacen. Éso solo tiene un nombre. Y debería tener la misma consecuencia, la cárcel. Cada uno debe de ser consecuente con sus actos, y si no, cumplir con la pena que se le imponga.

   Por último, me gustaría saber donde están ahora los ecologistas que piden la no destrucción de la naturaleza, o aquellos que tan fervientemente protestan por la muerte del toro en nuestra fiesta nacional. Muy fácil, estarán atados a un tronco para que no se tale un arbolito o quemando contenedores en una de sus manifestaciones por la “paz”. Por el contrario, se muestran favorables a acabar con vidas humanas. No lo entiendo.

   Para terminar, una pequeña reflexión. Me pregunto cómo es posible que dos personas, porque la culpa también es del padre, que deciden matar a su hijo porque no les viene bien, pueden seguir viviendo como si nada hubiera pasado el resto de su vida. Yo, desde luego, no sería capaz. Ni yo, ni nadIe que se llame a sí mismo ser humano.

   Así, que en mi nombre y en el de todas las personas de bien, DI SÍ A LA VIDA Y NO AL ABORTO.

  

La modista Chacón

septiembre 4, 2008
El tanque que le gustaria a la ministra.

El tanque que le gustaría a la ministra.

 

   Tras sus largas vacaciones debido a su maternidad, la ministra de Defensa vuelve con ganas. Cuando todavía tenemos en la memoria su patético “Viva España”, pronunciado con vergüenza y arrepentimiento, reinicia su actividad a lo grande. Y es que cuando una señora de su talla intelectual y moral tiene tanto tiempo para pensar, pues pasa lo que pasa. Ayer, en un acto de celebración de los 20 años de servicio de las mujeres a España en el Ejército, planteó la necesidad de crear “con urgencia”, un uniforme que se adapte a las necesidades femeninas, tanto estéticas como corporales. Vamos, que es más importatne el llevar un vestidito rosa para que el enemigo te vea a cualquier distancia, que el pasar desapercibida. Las mujeres caeran, pero por lo menos lo harán arregladas. Ésa es la preocupación de la ministra.

   Pero claro, ten brillante idea no podía ocurrírsele sola. Así que el ministro de Sanidad, Bernat Soria ha decidido ayudarla. Y que mejor manera que adaptando los nuevos uniformes según las tres medidas que hace ya unos meses estableció de manera unilateral para las mujeres españolas: diábolo,  cilindro y campana. Si señor, adios preocupaciones de las mujeres, ya tienen la vida solucianada. Qué te piensas ministra, ¿qué las mújeres que han decidido libremente entrar a formar parte de la Fuerzas Armadas para defender a su país son como tu? Pues no, su uniforme, no les preocupa lo más mínimo, porque es un símbolo de igualdad, esa palabra con la que la izquierda se llena la boca y no está haciendo sino romperla. Si todos van vestidos igual, todos son iguales, hombres y mujeres, ricos y pobres, soldados u oficiales. Todos son España. Ésa España a la que tú no quieres pertenecer. Y todos pertenecen al Ejército español, al mismo al que quieres destruir.

   Ahora, es cuando toda la maquinaria de la izquierda entra en acción. Hoy o mañana aparecerá algún modisto de los del “No a la guerra” que se ofrecerá para diseñar el trajecito y de paso llevarse una buena comisión. El nuevo uniforme es fácil de imaginar conociendo la mentalidad de sus impulsores. Faldita corta para no poder desenvolverse con soltura, una camisita a elegir entre varios colores, eso sí, con una bandera nacional lo más pequeña posible, no vaya a ser que nos llamen fachas. Y como colofón, unos tacones altos y una pamela combinable con la falda. A elección también distintos complementos como pulseras, collares y pendientes lo más caro posible, que nos sobra el dinero. Y ala, a la guerra. Como dice la canción, antes muerta que sencilla. Nunca mejor dicho.

   Se me ocurre una gran idea que a Carmencita le encantaría. Para presentar los uniformes, se podría organizar un pase de modelos en Moncloa, protagonizado por las brillantes ministras de ZP. Maleni, Cabrera, Aído, la propia Chacón… Y para cerrar el desfile, la Vicepresidenta. Madre mía, eso si que sería un buen arma en una guerra, sacar a la vicevogue con el modelito. Por Dios, los rivales se mueren del susto. En fin, esto es España.

   Antes de terminar, quede claro que de ninguna manera se pretende criticar a todas las mujeres que por amor a su país deciden ingresar en el Ejército. Para ellas, toda mi admiración y mi respeto. Vosotras no tenéis la culpa. Ánimo y a seguir luchando.

La última de Garzón

septiembre 3, 2008
Baltasar Garzón, siempre al servicio del poder.

Baltasar Garzón, siempre al servicio del poder.

    El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón sigue bajo las órdenes del Presidente del Gobierno. O bueno, no literalmente bajo las órdenes, pero sí bajo su voluntad. En ésta época en la que el adormilado pueblo español comienza por fin a darse cuenta de la gravedad de la crísis económica por la que estamos atrabesando, debido a la total incompetencia del Partido Socialista Obrero Español en materia financiera, conviene desviar la atención. Y ahí está Garzón, fiel a su cita con los intereses del que manda, sea quién sea.

   Pero la que se le ha ocurrido esta vez excede los límites. El juez ha decidido reabrir las heridas del pasado e investigar el número de republicanos desaparecidos durante la Guerra Civil y el Franquismo. Repito, de republicanos, las víctimas franquistas no importan. Ésos son los malos. O al menos así lo cree Garzón, que en el año 2.000 rechazó investigar una querella presentada por familiares de las víctimas de Paracuellos del Jarama contra el asesino Santiago Carrillo, líder del Partido Comunista de España, que acabó con la vida de más de 5.000 españoles antes del comienzo de la guerra por el mero hecho de creer en Dios o no ser republicano. Pues bien, entonces Garzón rechazó la denuncia ” porque el delito ya ha prescrito y además no es conveniente reabrir viejas heridas del pasado que ya están olvidadas”. Sin embargo, poco antes, el juez sí que había decidido juzgar al dictador chileno Augusto Pinochet, sometido a la misma acusación que Carrillo. Pero claro, a él como no era de izquierdas si que se le podía juzgar. Al doctor “Horroris causa” no.

   Pues bien, ahora,  con la famosa ley de Memoria Histórica “selectiva” de ZP, Garzón ha recobrado de repente el interés por juzgar los hechos de nuestra guerra. Obviamente, solo los que le interesan a Zapatero y sus secuaces. ¿ Y qué intereses va a tener nuestro presidente, que compara a su abuelo republicano muerto con una víctima de ETA mientras que se olvida por completo de su otro abuelo falangista? Pues están claros no , cristalinos.

   Pero aunque Garzón hace lo que el poder quiere que haga, sus ideas políticas ya no se nos escapan a nadie. En 2.006 se contradijo a sí mismo y aceptó una querella de familiares de republicanos por hechos de mucha menor relevancia que los del genocida del PCE. Poco después, rechazó acusaciones contra Fidel Castro, el guineano Teodoro Obiang, o el nicaragüense Daniel Ortega. Todos ellos dictadores de izquierdas.

   En definitiva, que más le valdría a Garzón y a esa cosa de origen desconocido que tenemos por dirigente de nuestra gloriosa nación olvidarse del pasado como ya ha hecho el pueblo español y dedicarse a lo suyo, que en el caso de ZP es, ahora mismo, la economía y en el del juez es aplicar la ley con toda su dureza contra ETA. Por cierto, que Otegi se va de vacaciones a Italia con el permiso de Garzón, o lo que es lo mismo, con el de Zapatero. Pues nada, a ver si hay suerte y se queda por el camino. Igual esa es la táctica de estos dos fenómenos. No creo, demasiado para sus cabezas.