Volvió el terror.

   ETA ha vuelto a hacer lo único que sabe, matar. La víctima, un militar español, un inocente más que sumar a la larga lista de mártires de la libertad en nuestro país. El nombre, Luis Conde de la Cruz. La edad, 46 años. Casado, un hijo. Su amor, España, su vocación servirla. Ésa es la causa de su muerte, su compromiso con la Patria y con su defensa, como todos aquellos que sufren la barbarie etarra.

  A todos que estén buscando información del atentado, ya pueden dejar de leer. Solo decir que ha tenido lugar en Santoña, Santander, España y que otro soldado ha resultado herido grave. Nada más, aquí no se da publicidad a una banda de asesinos, cobardes, malnacidos, y todo aquello que estais pensando pero que no se puede reproducir por escrito. Si lo que quereis son datos, os invito a visitar cualquiera de los medios libres que podéis ver en el listado de la derecha. En cambio, si estás harto de oir lo mismo y de ver que nadie se atreve a hablar con claridad, salvo honrosas excepciones, estáis en el lugar adecuado.

   Hoy muchas son las voces que salen hablando en contra del atentado y transmitiendo su dolor a la familia. Partidos políticos, asociaciones, particulares incluso. Pero ya está bien de hablar. Hablar no sirve para nada. Puede aliviar ligeramente el sufrimiento en estos momentos, sin embargo, qué pasará en apenas dos, tres días, cuando el nombre de Luis desaparezca de los labios de los hipócritas aprovechados y caiga para siempre en el olvido. Que las palabras se las habrá llevado el viento y todo seguirá como hasta entonces. Cada día nos despertaremos con temor por un posible atentado. Nada habrá cambiado, excepto que el alma de Luis ya no estará entre nosotros. Desde la pasada madrugada, descansa en el cielo en un lugar preferencial, guardado para los héroes como él.

   Basta ya de lágrimas de cocodrilo y de cantos de sirena. Lo que hay que hacer es actuar. Actuar contra ETA, con la ley en la mano. Todavía me emociona recordar el célebre “vamos a por ellos”, que pronunciara hace ya años el gran José María Aznar. Pero lo realmente importante de aquellas declaraciones es que no se esfumaron como una brisa de aire fresco en medio del desierto, sino que la brisa se convirtió en aire puro para la Democracia y en tempestad para los terroristas. El Estado puso en marcha toda la maquinaria y la banda quedó más débil que nunca.

   Después, todos sabemos lo que pasó. El 11-M colocó a ZP en La Moncloa, e inició su irresponsable “proceso de paz” con los asesinos, tal vez porque les debía el poder. ETA, que no es tonta, aunque lo parece, aprovechó la situación para rearmarse y reestructurarse, mientras se reía a la cara de Zapatero, que babeaba como un perrito detrás de Otegui. Una vez que la banda había recuperado la fuerza, con sus asnos rebuznando en los ayuntamientos y sus cachorros ladrando en las calles , zas, más muertos encima de la mesa. Y hasta hoy.

   Últimamente, el timonel de España, Zapatero, madre mía que miedo da decir ésto, está recuperando el rumbo que Aznar le había dado a nuestro barco. Ése es el camino, más vale tarde que nunca. Que no piense nuestro presidente que ETA mata por su nueva política, sería un grave error, uno más. Los asesinos quitan vidas porque no saben hacer otra cosa, independientemente de como se actúe con ellos. Pienso que ya hemos tenido suficientes demostraciones para darnos cuenta de ello.

   No obstante, también se ha demostrado, hoy mismo por ejemplo, que no es suficiente con nuestra ley. A ETA se le ataca, pero no muere. Solo morimos nosotros, los inocentes. Por ello, es por lo que desde esta página se apuesta por endurecer el código penal para lograr al fin acabar todos juntos, sin titubeos, con esta lacra para España que hace que todavía hoy no exista la libertad en nuestro país. Medidas como la cadena perpetua, la ilegalización de las organizaciones políticas afines, así como de las que se benefician de las acciones de ETA, véase PNV, la prohibición de todos los actos en los que se enaltezca el terrorismo, etc. Probemos pues. Tal vez no, seguro, ésa sea la única forma de aplastar por fín la cabeza de la serpiente etarra.

   Para poner fin al artículo de esta triste jornada, me permito el lujo de citar al hijo del Brigada asesinado, que en declaraciones a la prensa ha sentenciado que “ETA no se saldrá con la suya”. Ante esas declaraciones en tan duros momentos, no puedo sino quitarme el sombrero e inclinarme en una respetuosa reverencia. Bravo, escuchándote nos hacemos una idea de la grandeza de tu padre. Por supuesto que ETA nunca logrará su objetivo, porque mientras haya gente como tu padre, como tú, y como todos aquellos que estamos dispuestos a hacer frente a la barbarie independentista, sin miedo y con la cara descubierta, España seguirá luchando sin ceder ni un ápice ante los viles asesinos sin escrúpulos y sin dignidad.

   Y es que, transformando un tanto las palabras de Galdós, “Entre los muertos habrá siempre una lengua viva para decir que España no se rinde”.

   Por último, desear una pronta recuperación al soldado herido y mandar un fuerte abrazo a todos los allegados de Luis Conde, así como a todos aquellos españoles que sentimos como nuestra una pérdida de este tipo.

   DESCANSE EN PAZ BRIGADA DON LUIS CONDE DE LA TORRE, MÁRTIR DE LA LIBERTAD Y DE LA PATRIA.

Brigada Don Luis Conde de la Cruz.

Brigada Don Luis Conde de la Cruz.

Anuncios

Una respuesta to “Volvió el terror.”

  1. patriota Says:

    BRA-VO Bien dicho, con 2 cojones contra esos desgraciados.
    que pena que en este pais no hay cadena perpetua.
    D. Luis Conde D.E.P.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: